Hepatitis aguda infantil no es una amenaza como el Covid-19: UPAEP | El Universal Puebla

Hepatitis aguda infantil no es una amenaza como el Covid-19: UPAEP

Especialista recomienda a padres de familia extremar medidas de higiene en consumo de alimentos y bebidas

Hepatitis aguda infantil puebla

Foto: Archivo El Universal

Estado 24/05/2022 18:23 Angeles Bretón Actualizada 18:23

En la hepatitis aguda infantil no se ha logrado identificar el virus que pertenezca de los cinco tipos que se conocen: A, B, C, D y E.

Por ello, parece ser un adenovirus, por la peculiaridad y forma como se presenta súbitamente, señaló Víctor Manuel Caballero Solano, catedrático de la Facultad de Medicina de la UPAEP.

victor_descarga.jpeg

Dr. Víctor Manuel Caballero Solano

 

El especialista de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) agregó que la hepatitis aguda infantil no se ha diseminado de manera rápida en México, por lo que no es una amenaza a la salud como lo fue la pandemia del Covid-19.

Las hepatitis -explicó- son enfermedades que afectan en general a todo el organismo, que tienen múltiples causas y diferentes vías de contagio. Es una enfermedad que se puede contraer a través de un alimento o agua  contaminada.

Por ello, destacó que es importante que los padres de familia cuiden la higiene de los alimentos y de las bebidas que consumen los infantes.

Además de que en las escuelas y vía pública se extremen las medidas de higiene en la preparación de alimentos y bebidas.

“La hepatitis es una enfermedad propia de la infancia que siempre se ha presentado en México, no de la forma como lo está haciendo ahora. Se cura sola con un buen cuidado, reposo, buena alimentación y una hidratación adecuada”, mencionó Víctor Manuel Caballero Solano.

Abundó que cuando un niño está enfermo, lo primero que manifiesta es fiebre, malestar en general, diarrea y vómito, y algo característico de las hepatitis es el color amarillo en piel y ojos.

“Cuando el hígado falla y no puede eliminar lo que produce, como es la bilis, ésta se acumula en este órgano y también se va a la circulación de la sangre y se ve como un color amarillento en la piel, especialmente en la parte blanca de los ojos que se llama esclerótica”, explicó.

Comentarios