​Los santos más venerados en Puebla y sus milagros | El Universal Puebla

​Los santos más venerados en Puebla y sus milagros

Imágenes de dos niños llegaron de forma fortuita, se trata de el Niño Doctor de Tepeaca y el Santo Niño Cieguito

santo venerados en puebla
Foto: Agencia Es Imagen para El Universal Puebla
Estado 15/05/2022 15:48 Angeles Bretón Actualizada 15:48

Dicen que a cada santo le llega su fiestecita, y que así como hay diversos problemas, también existe un santo especializado en resolver determinadas situaciones.

De Puebla es bien conocido que cuenta con una variedad de templos religiosos donde se veneran distintas imágenes, muchas de ellas reconocidas incluso a nivel nacional, por ser milagrosas.

La fama que van adquiriendo es principalmente otorgada por los creyentes, quienes hacen las recomendaciones de boca en boca.

 

● El Señor de las Maravillas

senor_de_las_maravillas_137231295_223949695999984_8182163070099028588_n.jpeg

En la ciudad de Puebla, una de las imágenes religiosas consideradas como sumamente milagrosa es la del Señor de las Maravillas, se estima que desde hace 250 años se le venera.

La imagen, que está a cargo de la orden de las Agustinas, mide más o menos lo que un hombre de tamaño normal y pesa aproximadamente 70 kilos, representa una de las tres caídas de Jesús.

Es muy venerada por los católicos y se ubica en el templo de Santa Mónica, calle Cinco de Mayo número 1607, Centro Histórico de Puebla, donde los fieles pueden adquirir su oración y pequeños cirios de color amarillo para acompañar sus peticiones o agradecer los favores recibidos.

Uno de los relatos refiere que todos los días una mujer acudía a la cárcel de San Juan de Dios para visitar a su esposo, y en una canasta le llevaba comida y cosas que necesitaba, pero en una de esas idas conoció a un hombre que nadie iba a visitar.

La mujer decidió llevarle alimentos sin que su esposo lo supiera, pese a que él ya había dejado la cárcel y estaba libre.

Un día su esposo, ante rumores de vecinos, decidió seguir a la mujer con su canasta cargada de comida para el preso, y le preguntó qué era lo que llevaba, a lo que ella respondió que flores de maravillas para el señor.

Cuando el esposo retiró la servilleta de tela que cubría la canasta se dio cuenta que su esposa no mentía, que en verdad llevaba flores en lugar de comida. Desde entonces se le atribuyen cientos de milagros que esta imagen concedió a los fieles en casos sumamente desesperados.

 

●Beato Sebastián de Aparicio

sebastian-el-universal-puebla-lo-recuperado.jpg

En el Convento de San Francisco, en la calle 10 Oriente y Bulevar  Héroes del 5 de Mayo, del Barrio del Alto en Puebla capital, llegan fieles y visitantes a conocer el cuerpo momificado del franciscano Sebastián de Aparicio, quien en la época de la Colonia trabajó mucho a favor de los pobres.

A él se encomiendan los conductores, automovilistas, ingenieros civiles, agrónomos y campesinos, debido a que en vida se dedicó a abrir caminos y carreteras en Puebla, y enseñó a los campesinos a trabajar otros cultivos en la tierra, entre muchas otras cosas.

Murió en febrero de 1600 y su cuerpo permanece en una urna de cristal donde los visitantes le dedican minutos de oración y en un libro plasman sus peticiones o agradecimientos.

 

● San Judas Tadeo

san_judas_154874625_111992337607113_5398980214794798443_n.jpeg

El Santuario dedicado a él se encuentra en la calle 25 Sur 1114, donde el día 28 de cada mes los creyentes acuden a celebrar una misa especial en su honor, ya que por muchos es conocido como “patrón de los casos difíciles y desesperados”.

Las personas se encomiendan a San Judas Tadeo y celebran con una gran fiesta cada 28 de octubre, siendo una de las imágenes más veneradas por los poblanos.

 

● San Charbel

san-charbel-el-universal-puebla-lo-recuperado.jpg

Para la comunidad libanesa en Puebla es muy importante contar con una capilla a San Charbel, y en el Centro Mexicano Libanés de esta ciudad se encuentra la imagen de este santo que se reconoce por su barba blanca, túnica negra y brazos abiertos en actitud de oración.

La misma imagen puede encontrarse al interior, de lado izquierdo, en el templo de la Virgen del Carmen que se encuentra en la calle 16 de Septiembre y 17 Oriente.

A este santo se le pueden hacer varias peticiones, pero éstas se anotan en un listón de cualquier color a excepción del negro, por lo que es común ver que estos listones cuelgan de sus brazos extendidos.

En el portal católico Desde la Fe se señala que después de su muerte se hizo muy popular porque su cuerpo se mantuvo incorrupto por décadas.

“Suda un líquido rojizo semejante a la sangre, y ocurren prodigios de luz constatados por muchas personas. En 1950, al pasarle un lienzo por la cara, quedó impreso en la prenda el rostro de Cristo como en el Sudario de Turín. Estos acontecimientos hicieron que el pueblo lo venerara como santo”, se lee en su biografía.

 

● El Santo Niño Cieguito

nino_img_1950-01.jpeg

Muy cerca del templo de la Virgen del Carmen se encuentra el Convento de San Joaquín y Santa Ana, en la esquina de la calle 16 de Septiembre y 9 Oriente, del Centro Histórico.

A esta imagen le atribuyen una serie de milagros, incluso hay quienes refieren que la misma imagen es un milagro luego de todo lo que pasó después que un maleante le arrancó los ojos que estaban elaborados de piedras preciosas.

De acuerdo al relato de Diego Rodarte, esta pequeña imagen estaba en el convento de Nuestra Señora de la Merced, en Morelia, Michoacán, cuando el 10 de agosto de 1744 un sujeto entró al templo y se llevó objetos de valor, y cuando vio que los ojos del niño eran dos esmeraldas también se las arrancó.

“Sacó un punzón y arrancó los ojos del niño para extraer las esmeraldas, pero para su sorpresa, la imagen derramó lágrimas de sangre. Algunas versiones cuentan que el hombre, exasperado, mutiló los brazos y las piernas de la imagen, y asustado por aquel prodigio, abandonó al niño en un agujero”, se menciona en su escrito.

Fue el Padre Superior de los Mercedarios, Fray José Miguel Durán de la Huerta, quien decidió enviar la imagen al Convento de las Capuchinas en Puebla para que fuera restaurado y resguardado, pero las monjas decidieron no colocarle los ojos para respetar el milagro del llanto de sangre y se le dio el nombre de El Santo Niño Cieguito.

Se le atribuyen milagros como la sanación de enfermedades de la vista, pero también la cura de enfermos de cáncer y otras enfermedades terminales. Su fiesta es cada 10 de agosto.

 

●Niño Doctor de los Enfermos en Tepeaca

nino_descarga.jpeg

Como todo niño, esta imagen tiene su fiesta cada 30 de abril. Los creyentes llegan hasta el templo ubicado en el centro de Tepeaca para venerar la pequeña imagen de un niño sentado en su silla, luciendo ropas blancas con aditamentos de un doctor.

Esta imagen llegó al municipio poblano en 1942, gracias a tres monjas Josefinas que trabajaban en el hospital “Concepción Béstegui” de la Ciudad de México, y que harían su labor en el nuevo hospital municipal de Tepeaca.

Los fieles le atribuyen cientos de milagros y hechos extraordinarios que obligaron a llevar la imagen del niño del hospital a un santuario, mismo que hoy es visitado por cientos y cientos de creyentes.

Incluso cuentan que después de un tiempo de estar en Tepeaca el Niño Doctor fue llevado a Tehuacán, pero quienes lo visitaban no encontraban la imagen en su nicho o aparecía en otros lados con la suela de los zapatos sucios, por lo que atribuyeron que no quería estar en ese municipio y fue devuelto a Tepeaca donde personas enfermas, enfermeras, niños y muchos otros creyentes lo veneran y hacen regalos.

Temas Relacionados
Puebla Feligreses Santos estado

Comentarios

#Puebla

Twitter
07/01/2022 - 18:32
Puebla Ayto
Twitter
07/01/2022 - 17:30
FGE Puebla