Opinión

Derechos del consumidor: La batalla por el frente de los empaques

Catedráticos Ibero Puebla

Por: Mtro. J. Octavio Dettmer García. El autor es académico de la Universidad Iberoamericana Puebla.

Imágenes de personajes de animaciones en los empaques

A partir del pasado mes de abril del 2021, la NOM-051 en México prohíbe a las empresas, exhibir empaques con personajes de animaciones, celebridades, deportistas o mascotas, así como vínculos a juegos digitales o interactivos.

Existen numerosos estudios que vinculan las preferencias alimenticias de niños y adolescentes con los personajes o celebridades que aparecen en los empaques y publicidad. En México el 80% de las bebidas azucaradas dirigidas a este segmento, utilizan personajes o dibujos animados en su estrategia comercial.

Aunque es muy reciente para medir el impacto que ha tenido esta medida, tenemos casos documentados como en Chile, en dónde niños de preescolar y adolescentes estuvieron un 44% y un 58% respectivamente, menos expuestos a este tipo de estímulos posterior a la entrada en vigor de la normatividad. (Dillman Carpentier FR et al 2020).

Etiquetado Frontal de advertencia

Otra batalla en el Front of Packe (FOP), fue en octubre de 2020 sobre el etiquetado frontal, mejor conocido como etiquetas de advertencia “ALTO EN”. Las etiquetas laterales son obligatorias en los empaques de alimentos que exceden las cantidades de consumo recomendadas por la OPS (Organización Panamericana de la Salud) de calorías, sodio, grasas y azúcares. El gobierno estima tener un ahorro de 40,700 millones de pesos en cinco años por la reducción de enfermedades asociadas a la obesidad.

Aunque los estudios no son concluyentes ya que el periodo de implementación de la medida es muy reciente, de octubre de 2020 a octubre de 2021 las botanas tradicionales (no saludables) han tenido un decremento en ventas del -21.05%; en tanto las botanas saludables en el mismo periodo se han incrementado las ventas en un 27.90% (Pabis Retail, 2021).

Imágenes de bebés en fórmulas lácteas

En el año 2013 hubo otra medida similar para las empresas fabricantes de fórmulas lácteas para bebés. El Congreso de la Unión Europea legisló por la prohibición de incluir fotografías de bebés o diseños en los empaques que pudieran idealizar el consumo de la leche de fórmula con el objetivo de priorizar y fomentar la lactancia materna en los primeros meses de vida del niño por los muchos beneficios que ello conlleva.

En contraparte las empresas argumentan que este tipo de legislaciones en su conjunto, vulneran sus derechos empresariales; incumplen con acuerdos internacionales y de propiedad intelectual de sus marcas; las cámaras empresariales en nuestro país han sido las más alarmistas, profetizando numerosas catástrofes a la economía nacional, así como reciclando los mantras de siempre: “medidas que desalientan a la inversión”, “la inminente pérdida de empleo por los nuevos reglamentos”. Como siempre el debate no es técnico, lo llevan a lo mediático y curiosamente estas grandes empresas no hacen ninguna mención sobre los derechos que vulneran hacia sus propios consumidores al no informales e influir con prácticas desleales para la adquisición de sus productos.

A un año y medio de la implementación del etiquetado frontal, las grandes empresas no han cerrado ni una sola sucursal o CEDI, la inversión en el sector no ha decrecido, los empleos no se han perdido por la medida, las empresas no han perdido valor de marca y seguramente las empresas que ahora han quitado de sus empaques los personajes animados o a las celebridades, tampoco perderán sus registros de marca ya que tienen la facultad de uso en embalajes y documentación interna de la empresa.

Lo que sin duda ha sucedido en nuestro país, desde la implementación de estas medidas en los empaques de los productos, es que ahora tenemos un consumidor mejor informado en ejercicio de sus derechos como tal. Hay evidencia de cambios en los patrones de consumo hacia productos y empresas responsables con el usuario, la comunidad, el medio ambiente y la sostenibilidad.

Lo mejor quizá es que en México, nos estamos transformando como consumidores hacia una nueva generación que exige, demanda, se organiza y está dispuesta a colaborar y hacer de su preferencia, marcas comprometidas con la comunidad; aún nos falta mucho por avanzar en temas de Derechos de los Consumidores, ampliar la mirada a la ley de Góndolas o al de las asociaciones civiles vigilantes… hemos iniciado un camino hacia la responsabilidad compartida con empresa, gobierno y consumidor.

Comentarios