Opinión

Droga y ejecuciones en la Ciudad de México

Héctor De Mauleón

Los impresionantes volúmenes de droga decomisados permiten entender el mercado que se está disputando el crimen

Había un coche en llamas y a un lado dos cuerpos calcinados. 8 de diciembre de 2020 en la colonia Mártires de Río Blanco, en Gustavo A. Madero. Se determinó que las víctimas eran un hombre y una mujer. Los cadáveres permanecieron una semana en calidad de desconocidos.

Finalmente, se les identificó. Él era un expolicía de la Secretaría de Seguridad Ciudadana; ella, su pareja sentimental. El agente había estado encargado de vigilar puntos de venta de droga en esa alcaldía. En los últimos tiempos se dedicaba al comercio informal, por lo que no se descartó que se tratara de un asunto relacionado con “cobro de piso”.

Con aquellos cuerpos calcinados llegaba a su fin un año de continuas ejecuciones y ataques directos en Gustavo A. Madero. En agosto, “sin mediar palabra”, les habían metido más de 20 tiros a dos hombres en San Bartolo Atepehuacan. Bajo esos disparos dos personas más habían resultado heridas de gravedad, e incluso un perro que se hallaba en la calle murió bajo las balas. Los vecinos señalaron que en el lugar donde ocurrieron los hechos se hallaba un punto de venta de droga.

En el mes de septiembre, otra vez “sin mediar palabra”, sicarios a bordo de una motoneta asesinaron en la colonia Defensores de la República a dos mujeres que convivían en una noche mexicana. “Les dispararon hasta verlas caer”, según testigos.

El mismo mes un hombre de 47 años y su hijo de 12 fueron interceptados por los tripulantes de una Dodge Ram, en la colonia Ampliación Gabriel Hernández. A él lo cosieron a tiros. El niño intentó correr y fue alcanzado por las balas a 30 metros del vehículo en el que murió su padre.

Entre agosto de 2020 y enero de 2021, según el conteo de Lantia Intelligence, ocurrieron en Gustavo A. Madero 55 ejecuciones. En ese lapso hubo en toda la ciudad 278. Solo en el mes de octubre se reportaron 59.

Detrás de Gustavo A Madero, las alcaldías con mayor número de ejecuciones fueron Iztapalapa (en esos seis meses se registraron 53), Cuauhtémoc (38), Tlalpan (23), Venustiano Carranza (22) y Miguel Hidalgo (17).

En el semestre reportado por la consultora, las ejecuciones en las alcaldías más conflictivas —Gustavo A. Madero, Iztapalapa y Cuauhtémoc— registraron un incremento de 13%.

En el semestre anterior –entre febrero y julio de 2020-- habían ocurrido en calles de la ciudad otras 302 ejecuciones.

Un total de 580 a lo largo de un año.

Una de las ejecuciones más dramáticas ocurrió el 16 de enero de 2021, la noche en que cinco hombres de entre 28 y 41 años fueron asesinados a tiros en la alcaldía Miguel Hidalgo. Según reportes, entre las víctimas se hallaba un hombre conocido como El Robert, presunto integrante de la Unión Tepito.

Agentes de la fiscalía hallaron los cuerpos “recostados en la calle, y con visibles manchas hemáticas”. Intentaron entrevistar a familiares y vecinos, pero estos se negaron a proporcionarles información. Solo se tuvo en claro que se había tratado de una agresión directa.

En esa misma alcaldía –Río San Joaquín e Ingenieros Militares– se volcó dos días más tarde una camioneta Hyundai que circulaba a exceso de velocidad. Elementos de la SSC descubrieron que la unidad poseía un doble fondo y que ahí había cerca de 500 tabiques de cocaína.

Dos semanas después, en el Fraccionamiento Coapa Super 4, de Tlalpan, elementos de la Sedena, la SSC y la fiscalía capitalina lograron el decomiso de otros 800 kilos de cocaína, el más grande en la última década, según se estimó, y cuyo valor aproximado sería de 11 millones de dólares.

Los impresionantes volúmenes de droga decomisados en enero y febrero permiten entender como nunca antes la dimensión del mercado que se están disputando los grupos delincuenciales de la ciudad de México. Esos volúmenes explican las ejecuciones, las “agresiones directas”, los asesinatos “sin mediar palabra” que en el periodo reportado sacudieron las calles de la capital.

Comentarios