Opinión

Lozoya en traje caqui, ¿empezamos a preocuparnos, Peña?

Salvador García Soto

Lozoya tendrá que dar algo más que acusaciones y señalamientos vagos e imprecisos contra políticos opositores

La imagen que vieron ayer los asistentes a la audiencia judicial del caso de la planta de Agronitrogenados, en el Juzgado Federal del Reclusorio Norte, fue otra de esas fotografías que, aunque no podamos ver por el debido proceso, representan un hecho tan inédito como contundente: Emilio Lozoya Austin, el exfuncionario peñista que siempre vistió los trajes más caros y elegantes, de los mejores diseñadores de ropa masculina, apareció ayer con el traje color caqui que portan los reos de esa cárcel capitalina: pantalón beige, casaca beige con botas tipo industrial, la ropa y los colores que los igualan a todos, ricos y pobres, culpables o inocentes, en la prisión.

La sola imagen del exdirector de Pemex vistiendo las prendas carcelarias cuando salió a la reja del juzgado, ya era un anticipo de lo que le esperaba en esta segunda audiencia, ahora por haber comprado una planta productora de fertilizantes a su amigo, el empresario Alonso Ancira, por la que se pagaron más de 200 millones de dólares de sobreprecio del valor real de la planta propiedad de AHMSA. De nada sirvió que sus abogados, Ontiveros y Rojas, intentaran convencer al juez y a la Fiscalía General de la República que su representado estaba dispuesto a negociar la reparación del daño millonario a Pemex y ofrecieran las escrituras de una propiedad en garantía.

El juez Artemio Zúñiga, el mismo que el pasado 3 de noviembre le había dictado la primera prisión preventiva justificada, por riesgo de fuga, repitió ayer la dosis y le libró otra orden de prisión a un Lozoya que volvió a lucir desencajado y algo demacrado después de haber pasado su primera semana en la cárcel. En las manos del exfuncionario peñista, los reporteros, fiscales y abogados pudieron ver un libro titulado “The Silk Road”, (El camino de la seda), una obra de no ficción del historiador Peter Frankopan, de la Universidad de Oxford, que en una interesante reinterpretación histórica afirma que no fueron los romanos ni los griegos el origen de la civilización occidental, sino que fue el Imperio Persa, el que realmente determinó y moldeó la cultura del occidente, influida desde los países del oriente que comerciaban sus preciados productos.

Pero más allá de su interesante lectura, con la que debe pasar el tiempo en su celda, la suerte de Lozoya no se definió ni en el oriente ni en el occidente, sino en el Norte, el rumbo de la ciudad donde se ubica el reclusorio y el Juzgado donde le volvieron a dictar, en menos de una semana, una segunda orden de encarcelamiento que empieza a dejar claro que al exdirector de Pemex se le pasó el tiempo y la oportunidad de negociar y de probar sus declaraciones ante la FGR y que, una vez más, ese pato a la pekinesa que lo llevó por primera vez a pisar la cárcel, ahora lo vuelve a hundir en prisión y se le sigue indigestando.

Pero Lozoya no es el único al que ese pato le está cayendo mal. En España, Enrique Peña Nieto sigue con atención, en medio de su vida desenfadada y de sus visitas recientes a la ciudad eterna, el juicio de su exdirector de Pemex que, entre más se hunda, más peligroso se vuelve para el expresidente. Amigos cercanos que han visto en fechas recientes a Peña en la capital española aseguran que el exmandatario sí está muy al pendiente de lo que sucede en el caso de Emilio, a quien le tiene mucho más miedo por lo que pueda decir en su contra, tanto en el caso Odebrecht como en el de Agronitrogenados, si es que se llega a sentir perdido.

“No es que se le vea preocupado, pero sí atento y algo nervioso por el curso que pueda tomar el juicio contra Lozoya, sobre todo a partir de esta segunda orden de encarcelamiento y de lo que puede significar: que el exdirector de Pemex difícilmente saldrá de la cárcel en lo que resta del sexenio”, dice un personaje político que ha visto recientemente a Peña Nieto.

Hasta ahora no hemos conocido al Lozoya desesperado o que se siente abandonado. La zona de confort y privilegios en que se había movido hasta ahora, gracias a su pacto con la FGR y con el fiscal Gertz Manero, lo había mantenido más o menos tranquilo y apuntando sólo contra los políticos de oposición, principalmente panistas, que le interesaba acusar y eventualmente encarcelar al presidente López Obrador. Él, por su cuenta, sólo había acusado sin éxito a Luis Videgaray, su archienemigo y quien está detrás de todas las acusaciones en su contra; pero hasta ahora con Peña Nieto había sido cauteloso y, más allá de mencionar su nombre como uno de los que lo utilizaron como “instrumento de corrupción”, no le ha hecho ninguna acusación concreta.

La duda ahora es cómo va actuar Emilio Lozoya Austin después de dos órdenes de prisión, ya sin privilegios y, todo indica, sin posibilidades de negociar más con la Fiscalía General de la República. Si Lozoya quiere volver a tener alguna posibilidad de recuperar el criterio de oportunidad, que por ahora le canceló la FGR, tendrá que dar algo más que acusaciones y señalamientos vagos e imprecisos contra políticos opositores del actual gobierno. Si ya intentó y no pudo acusar a Videgaray, después de él solo queda Enrique Peña Nieto. Por eso va la pregunta hasta Madrid: ¿Ya empezamos a preocuparnos, Enrique? o ¿seguimos gozando de la dolce vita?

NOTAS INDISCRETAS…

Después de haber casi corrido a Santiago Nieto por su boda, a partir del incidente de un avión privado —a quien por cierto ni las gracias le dio y solo dijo que “hizo bien en renunciar”—, el Presidente habló ayer en Colima sobre el uso de aviones privados entre los funcionarios de su gobierno. Dijo que sólo los servicios de emergencia, de protección civil o de atención de desastres, están autorizados para utilizar aviones privados en caso de que necesiten llegar a alguna zona de desastre. Fuera de ellos, dijo el Presidente, nadie de su gabinete ni de su administración puede utilizar servicios de aviación privados, so pena de ser despedidos o renunciados. El criterio es interesante y parece congruente con sus políticas de austeridad republicana, pero no explica exactamente por qué corrió a Santiago Nieto de la UIF porque él nunca utilizó un avión privado y quienes lo hicieron fueron particulares, dedicados a la actividad empresarial, que rentaron un avión con los recursos lícitos de su trabajo. Y ¿entonces? ¿por qué corrió al apóstol que tanto le ayudó en su lucha anticorrupción?... Por cierto que nos cuentan que la próxima semana, Nieto está citado para reunirse en Palacio con el Presidente. ¿Será que le ofrecen alguna otra posición? ¿La aceptaría Santiago después de la humillación y el exceso presidencial contra su matrimonio?... Curiosamente, mientras el Presidente se alarma tanto por aviones privados rentados por particulares, nos cuentan que a la boda maldita llegaron varios gobernadores en vuelos privados. Uno de ellos fue nada más y nada menos que la campechana Layda Sansores, además del queretano Mauricio Kuri y por ahí algún exgobernador de un estado occidental al que también vieron aterrizar en el aeropuerto de Guatemala en un jet privado. ¿A esos también los va a condenar el Presidente?... Los dados mandan Escalera doble. Buena racha.
 

Comentarios